La marca japonesa Toyota quiere “matar dos pájaros de un sólo tiro” ya que acaba de patentar un sistema que ofrece confort y seguridad al mismo tiempo: se trata de una patente para un dispensador de fragancias personalizables que también evitaría el robo del carro.

En el modo confort, el nuevo sistema detectaría diferentes usuarios de un vehículo y al entrar en la cabina rociaría su aroma favorito, por lo cual es personalizable.

El sistema funcionaría al detectar el teléfono del conductor y emitiría el aroma de forma anticipada y también desodorizaría el habitáculo, una vez se abandona el carro.

En el modo de seguridad, si el sistema detecta un intento ilegítimo de arranque del motor, inunda la cabina a través de los sistemas de ventilación con gas lacrimógeno para evitar que los ladrones se vayan con el vehículo.

Esta herramienta para combatir este tipo de delitos se convertiría en el primer sistema antirrobo que haría una marca de automóviles. Por el momento, este sistema está en fase de patente, lo que quiere decir que está muy lejos de llevarse a producción porque la marca tendría que blindar este elemento ante cualquier fallo que termine por afectar a la persona equivocada y en circunstancias diferentes a las de un robo, como por ejemplo, durante un accidente.

Con información de la revista Motor