Para quienes tengan problemas para rastrear las llaves de sus autos, el futuro promete que cada vez más fabricantes de automóviles anuncian planes para introducir modelos a los que se puede acceder y desbloquear a través del celular del conductor.

Hyundai, acaba de anunciar que se incorporará a esa tendencia, siguiendo los pasos del fabricante estadounidense de automóviles, Tesla. Esta nueva tecnología de “clave digital” podrá ser descagada como una aplicación, y cada automóvil permitirá hasta cuatro dispositivos autorizados. El sistema utiliza tecnología de comunicación de campo cercano (NFC) altamente segura, con antenas instaladas en las manijas de las puertas delanteras y en una plataforma de carga inalámbrica dentro del automóvil.

Los usuarios desbloquearán el automóvil acercando un teléfono inteligente autorizado a la puerta, luego lo podrán encender colocándolo en la plataforma de carga y presionando un botón de inicio / parada. El vehículo también reconocerá las configuraciones preferidas de cada usuario, como la posición de los espejos, los asientos y el volante, así como los controles para los sistemas de audio, video y navegación, y la pantalla de visualización superior.

Al compartir el automóvil, el propietario de un Hyundai podrá limitar las funciones disponibles para cada clave digital. Esto podría incluir establecer un límite de tiempo para el vencimiento de la llave o configurar una alerta para avisar al propietario si el automóvil se maneja demasiado rápido o si está fuera de un área designada. Además de ofrecer comodidad para los conductores, la nueva tecnología también reconoce la naturaleza cambiante de la movilidad y la propiedad de los automóviles.

Una vez que el uso compartido del automóvil se generalice, la clave digital se programará aún más para admitir el alquiler de vehículos sin complicaciones, de modo que el propietario y el conductor puedan compartir una clave sin necesidad de reunirse en persona. Se seguirán proporcionando claves convencionales o de tipo tarjeta para aquellos momentos en que compartir la clave digital no sea práctico, como cuando se deja el automóvil en un taller de reparación o en el estacionamiento con valet.