Cerca de 600 mil motocicletas y 300 mil automotores salen cada año de los concesionarios, lo que ha generado una alarma ante un aumento en la contaminación.

Eso significa que cada minuto una moto nueva es vendida y cada dos minutos un vehículo cero kilómetros empieza a rodar.

“Hay cerca de 8 millones de motocicletas y cerca de 7 millones, un poco más, de vehículos automotores. De estos, más o menos el 20 % son camiones y buses y el resto son particulares”, asegura Juliana Rico, directora de la cámara automotriz de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

Los bajos precios por tanta competencia, el servicio público deficiente y las facilidades para comprar son las razones del aumento en las ventas.

“Una motocicleta económica cuesta $3 millones, que le representa al consumidor una mensualidad de aproximadamente de $90 mil, lo que es menor que el transporte público donde, más o menos, gasta en promedio $120 mil cada mes”, añade.

Con este panorama, los expertos en movilidad aseguran que las calles del país ya colapsaron.

“El 80% de las vías las ocupan los vehículos particulares; el 20%, el sistema de transporte público. La idea es que podamos equilibrar un poco mejor, pero está pasando todo lo contrario y es que cada vez tenemos más”, afirma William Piña, docente del programa Gestión y Desarrollo de la Universidad del Rosario.

Según los comerciantes, en estratos 1 y 2 está el 80% de los compradores de motos, la tercera parte son mujeres.

Con información de Noticias Caracol