A los autos eléctricos no les ha ido tan bien en Australia, de hecho, ni siquiera un tweet de Elon Musk, el fundador de Tesla, pudo desvirtuar el amor de los australianos por los SUV y otros autos grandes, cuando esta semana se discutía sobre eso en redes.

El partido laborista de la oposición australiana había presentado previamente un plan para aumentar en 50% la cantidad de vehículos eléctricos en 11 años hacia el 2030. El gobierno de la coalición expresó su oposición al plan y publicó anuncios en Facebook que sugerían engañosamente a los votantes que el partido laborista quería “gravar sus impuestos”.

De acuerdo con los datos de la Cámara Federal de Industrias Automotrices, los SUV y los vehículos comerciales ligeros representaron el 63.6 % de todas las ventas de autos nuevos en Australia en 2018. Las estimaciones de la publicación EV The Driven sugieren que solo se vendieron alrededor de 2,700 vehículos eléctricos en ese mismo año, lo que representa sólo el 0,2% del total.