Volkswagen, con una inversión de u$s750 millones, se expande en China con una nueva fábrica ubicada en la ciudad de Hefei, capital de la provincia de Anhui.

El potencial de China para las automotrices es gigantesco, y se ha transformado en un mercado de relevancia para todas las marcas, que no dejan de aumentar sus ventas y aprovechar el potencial del mercado. Pero como todo mercado nuevo, tiene sus particularidades, y los posibles clientes demandan que se desarrollen un portafolio de productos específicos para el país.

Además en China los vehículos eléctricos tiene un rol importante ya que su gobierno exigirá que para 2025 un 20% de los autos que se comercialicen en el país sean híbridos, híbridos enchufables o eléctricos. En ese sentido, Volkswagen –que posee un joint venture con JAC y que según trascendió, planea convertirse en su principal accionista- producirá con la marca alemana el SOL E20X, un desarrollo mixto de vehículo eléctrico en conjunto entre ambas compañías. Tomando como base la plataforma del JAC T40, el E20X mide 4,13 mts de largo, 1,75 mts de ancho, 1,56 mts de largo y 2,49 mts de distancia entre ejes.

Se destaca por su estética aventurera y detalles que lo diferencian de las versiones convencionales como los faros de Led y un aplique blanco con el logo de SOL –una nueva marca que forma parte de la alianza entre VW y la automotriz china- en lugar de la tradicional parrilla, que en este caso, al ser eléctrico no cumple ninguna función de refrigeración.